lunes, 9 de enero de 2017

Soy un electrón

Una nueva colaboración con la red Naukas.

Soy un electrón.


Seguramente has oído hablar de mi…  pero te advierto que todo lo que crees saber sobre mí, no es en realidad como piensas.

¿Has visto figuras como ésta? ¿un núcleo con pelotitas girando alrededor?
Pues... lo siento. No soy como me dibujan.
Te contaré mi historia, para que puedas comprender lo que soy realmente:

Todo comenzó el día que “me descubrieron”… o mejor dicho, el día que les permití detectarme.
Fue allá por 1859… hace casi 150 años, cuando un físico alemán notó un brillo muy particular en un tubo conteniendo un gas a muy baja presión, si se exponía a un voltaje elevado entre sus extremos. 
Todavía recuerdo la cara de asombro cuando se percató de que ese brillo se “movía” cambiando de forma y posición si se le acercaba un imán.
  • ¿Qué era es tenue luz que podía manipularse como si fuera algo físico?
Qué tiempos aquellos! Cualquier truco que se me ocurriera hacer, dejaba absortos a los científicos de la época… como cuando se percataron de que mi “luz” era capaz de producir una sombra si se interponía un objeto en mi camino!
Los llamaron “rayos catódicos”, y aunque no tenía idea que lo importante que serían en el futuro, se dieron cuenta que ese brillo no era solamente una “luz” sino que era algo mas concreto, pero que desconocían.
  • ¿Qué era ese brillo realmente?
  • ¿de donde provenía?
  • ¿porqué me movía?
  • ¿era yo una radiación, un átomo, una molécula, o algo diferente y desconocido? 
Hasta creyeron que yo era en realidad “un cuarto estado de la materia”!
Escuché por allí que sir Arthur Eddington en un alarde de imaginación, cuando le preguntaron qué eran los electrones, respondió: 
«Algo desconocido que hace no sabemos qué».
Esa era la realidad en aquellos días… me habían descubierto! pero no tenían idea de qué era, de donde venía, ni mucho menos para qué podía servir…


Continuar leyendo en Naukas:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario