lunes, 16 de enero de 2017

Cómo volar por la estratosfera sin gastar una gota de combustible.

Llegar a la estratosfera es un objetivo reservado para pocos.
Estamos hablando de un ambiente extremadamente hostil, casi sin oxígeno, una apenas sutil atmósfera, y un frío extremo de -70ºC, donde el solo hecho de llegar (literalmente rozando el espacio) requiere importantes recursos tecnológicos de soporte vital para no morir en el intento.

estratosfera
El primero en lograr la hazaña, en los '60, fue el coronel Joe Kittinger quien ascendió en un globo hasta los 31.330 metros de altura y saltó con su traje presurizado y su paracaídas automático desde la góndola del Excelsior III.
Hazaña solo superada por Felix Baumgartner más de medio siglo después, quien incluso logró romper la barrera del sonido en su caída.

Pero en ambos casos, solo se logró llegar a la estratosfera y volver para contarlo... sin embargo, el título de ésta entrada habla de volar por la estratosfera, y eso ya es otro tema.

Volar implica un avión, y allí la limitación en términos de combustible se vuelve complicada de resolver. Excepto algunos aviones militares muy sofisticados, ningún otro avión supera los 10.000 o 12.000 metros... y estamos hablando de triplicar esta altura... sin consumo de combustible.

Las opciones por lo tanto son muy pocas: Un planeador, o un avión propulsado por energía solar.
Obviamente, ya hay quienes están intentando ambas cosas:

SolarStratos es un proyecto donde un pequeño avión de apenas 450 Kg de peso, pero de gran envergadura, cubierto de paneles solares para alimentar su motor eléctrico de hélice, intentará llegar a la estratosfera.

Dado que el avión no es presurizado, su piloto deberá volar con un traje espacial que le permita sobrevivir durante la travesía.
SolarStratos

Por otro lado, Perlan 2 es otro proyecto donde la opción elegida es un planeador, es decir, sin motor de ningún tipo, pero con cabina presurizada, permitiendo así al piloto volar sin necesidad de trajes especiales.

Perlan 2

Este segundo proyecto está muy próximo a cumplirse, y se espera que durante 2017 logre su objetivo volando sobre una privilegiada zona de la patagonia argentina: el Parque Nacional "Los glaciares", donde las caraterísticas climáticas y los permanentes vientos andinos harían posible la hazaña.

Parque Nacional Los Glaciares (Argentina)

Si bien cada proyecto tiene sus características distintivas, ambos coinciden un una apuesta de altísima tecnología, pero con el espíritu de aventura humana intacto.
Esperemos saber de ellos pronto!

Fuente:
http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/01/03/actualidad/1483433929_262953.html



3 comentarios:

  1. Interesante. Hace poco el "Solar Impulse" un avión propulsado mediante la energía generada en sus paneles solares consiguió dar la vuelta al mundo, aunque claro, a baja altura:
    http://www.solarimpulse.com/
    Saludos y gracias por informar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albert, por el aporte.
      Eso de "baja altura" es también relativo... el Solar Impulse voló a unos 8.000 m en promedio, cuando los aviones de línea lo hacen entre 9.000 y 11.000 m de altura.
      Ese también fue un fantástico logro.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Sí, sí, 8 km de altura está muy bien y el pico fue incluso de 9102 m. Lo de calificarla como "baja altura" era en relación a los 30 km que parecen ser el objetivo del reto.
    Saludos.

    ResponderEliminar